jueves, 15 de noviembre de 2012


Características de la Actividad Física  necesarios para mantenernos sanos.

 En la actualidad y con respecto a los resultados de la  Encuesta Nacional de Salud del 2006, se documentó que la distribución porcentual de la actividad física en adolescentes es la siguiente:

  40.4% son inactivos.

  24.4% son moderadamente activos .
  35.2% son activos.


Mientras que según la distribución porcentual del tiempo frente al televisor,La aparición de la televisión, los videojuegos y la Internet ha provocado que los niños de ambos sexos dediquen en la actualidad una parte mucho mayor de su tiempo libre a actividades de tipo sedentario. entre los adolescentes que pasan más de 12 horas y los que pasan igual o más de 21 horas a la semana frente al televisor suman 51%, lo cual es un factor que promueve al sedentarismo y a la presencia de obesidad.


Por ello, es esencial informar a los padres de familia, alumnos y maestros sobre las repercusiones del sedentarismo en niños y adolescentes así como de los beneficios en la salud que puede promover en ellos la actividad física regular.


Los niños y jóvenes se benefician física y mentalmente al participar en actividades físicas regularmente. Las escuelas, familias y comunidades pueden ayudar a los menores a estar y mantenerse físicamente activos a lo largo de su vida.



Actividad física en niños y adolescentes y sus beneficios
La actividad física en la infancia genera una serie de beneficios que incluyen un crecimiento y un desarrollo saludables del sistema cardiorrespiratorio y músculo- esquelético, el mantenimiento del equilibrio calórico, y por lo tanto, un peso saludable, la prevención de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares tales como la hipertensión o el elevado contenido de colesterol en sangre, y la oportunidad para desarrollar interacciones sociales, sentimientos de satisfacción personal y bienestar mental.
El deporte y el ejercicio proporcionan un medio importante para que niños, niñas y adolescentes tengan experiencias relacionadas con el éxito, lo que contribuye a mejorar su bienestar social, su autoestima y sus percepciones sobre su imagen corporal, y su nivel de competencia. Además, los niños y niñas con niveles de actividad más elevados presentan asimismo más probabilidades de tener un mejor funcionamiento cognitivo.
LO QUE DEBEMOS DE TOMAR EN CUENTA 
El ejercicio físico sistemático proporciona, entre otros beneficios:
  •   Un mejor funcionamiento del corazón.
  •   Fortalece los huesos.
  •   Ayuda a una buena digestión.
  •   Favorece el desarrollo muscular.
  •   Ayuda a controlar el estrés.
  •   Facilita el descanso y el sueño.
  •   Mejora el desempeño intelectual y laboral.
  •   Mejora el estado de ánimo y la autoestima.
  • Ayuda a la integración de redes sociales saludables.


Los ejercicios sistemáticos o estructurados son aquellos que           
aumentan el gasto energético, están basados en un patrón, 
intensidad, duración y progresión predeterminados.




La actividad física resulta esencial para la salud infantojuvenil, en la medida en que:
a) mejora la salud física, mental y social durante la infancia,
b) se generan beneficios para la salud en la infancia que llegan hasta la edad adulta, y
c) los hábitos de actividad física durante la infancia tienden a mantenerse en la edad adulta.
Según especialistas del ámbito (Faigenbaum y cols. 1996 – 2000) los objetivos fundamentales del entrenamiento con niños son:

1. Favorecer el crecimiento y desarrollo.

2. Mejorar el rendimiento en las actividades físicas deportivas o recreativas.
3. Prevenir la incidencia de lesiones ofreciendo más resistencia y estabilidad a la masa muscular, tejidos blandos (ligamentos, tendones, etc.) y óseos. 
De preferencia, los ejercicios deben realizarse al aire libre, en un horario donde son más intensos y duraderos que dentro de la casa; pueden consistir en:
  •  Caminar. 
  •  Jugar con mascotas. 
  •  Subir y bajar escaleras, etcétera.

Aun así debemos promover que todas las actividades durante el día se realicen con la mayor actividad física posible, subir escaleras en vez del uso del elevador, caminar en vez de usar el auto en distancias cortas y medias, cargar las bolsas del mandado en vez de llevarlas en el carrito, alternar periodos de trabajo sentado con pequeñas rutinas de ejercicios.Para decidir tipo, intensidad y duración de  ejercicio que se recomienda a niña, niño o adolescentes, es necesario que se conozcan las preferencias y expectativas de cada joven en particular, para fomentar en él o ella que sea una actividad constante.




Importancia del ejercicio en estas edades
Los grandes profesionales involucrados en la salud y la actividad física concuerdan sobre la importancia del ejercicio y el deporte en la vida de niños, niñas y adolescentes:
“Motivar a los niños a permanecer activos se ha convertido en un objetivo importante para los padres, maestros y profesionales de la salud. No cabe duda de que el ejercicio sea bueno para los niños en edad de crecimiento y, en general, cuanto antes se comience, mejor”.
Paul E. Luebbers (2003). Miembro del ACSM (Colegio americano de medicina deportiva)
“Todos podemos desempeñar un papel a la hora de promover la actividad física entre niños, niñas y adolescentes, con inclusión de los padres y madres, tutores, profesores, entrenadores, monitores de actividad/campamento, administradores escolares, supervisores de deportes y de ocio de la comunidad y profesionales de la salud”.
Extracto de “Actividad Física y Salud en la Infancia y la Adolescencia” Guía para todas las personas que participan en su educación. Ministerio de Sanidad y Consumo, Ministerio de Educación y Ciencia. Gobierno de España.
“… La realización de programas de actividad física debidamente supervisados, es una de las condiciones más importantes para estimular el desarrollo óptimo de los procesos de desarrollo y maduración en todo sentido (físico, psíquico, cognitivo y emotivo)”.
Las actuales recomendaciones son las siguientes:
Se recomienda realizar: 


  •  Dos a tres veces a la semana ejercicios que ayuden a mantener firmes los músculos.
  •  Tres a cinco veces a la semana, alguna actividad intensa 
  • como un deporte, al menos durante 20 minutos.




1. Que los niños, niñas y adolescentes deben realizar al menos 60 minutos (y hasta varias horas) de actividad física de intensidad moderada a vigorosa todos o la mayoría de los días de la semana.
2. Al menos dos días a la semana, esta actividad debe incluir ejercicios para mejorar la salud ósea, la fuerza muscular y la flexibilidad.
Éstas son las recomendaciones internacionales presentadas por expertos a nivel mundial en el campo de la actividad física y la salud.
Dichas recomendaciones han sido aceptadas y adoptadas por diversos organismos internacionales importantes y gobiernos, incluidos el Ministerio de Sanidad del Reino Unido, Centers for Disease Control and Prevention (CDC: red de centros para el control y la prevención de enfermedades) de Estados Unidos y el Ministerio de Sanidad y de la Tercera Edad de Australia.

Póngase en acción

Una mamá y su hija volando una cometa
Las escuelas, familias, y comunidades pueden desempeñar un papel importante para ayudar a los niños y adolescentes a estar físicamente activos:

  • Las escuelas pueden establecer políticas que proporcionen diversas oportunidades a los estudiantes para mantenerse físicamente activos, tales como educación física diaria obligatoria y recreos.
  • Los padres pueden dar un buen ejemplo de actividad física llevando un estilo de vida activo y haciendo que el tiempo con la familia incluya actividades físicas.
  • Las familias pueden ayudar a los niños a mantenerse activos con sus amigos.
  • Las familias pueden limitar el tiempo que pasan frente a las pantalla de aparatos electrónicos (es decir, el tiempo viendo televisión, jugando videojuegos o usando la computadora).
  • Las comunidades pueden llevar a cabo campañas de actividad física para toda la comunidad.
  • Las comunidades pueden ayudar a las personas a encontrar lugares donde puedan mantenerse físicamente activos (es decir, parques, áreas de juegos, campos de deportes).
  • Las familias y comunidades pueden trabajar con las escuelas para aumentar la actividad física en los niños y jóvenes

ACTIVIDAD FÍSICA EN LA INFANCIA:

Se considera infante a toda persona menor de 12 años. Los estudios han demostrado que la obesidad en la infancia se puede mantener hasta la edad adulta. De hecho, el riesgo de obesidad en la edad adulta es al menos dos veces más elevado en niños y niñas obesos que en aquellos no obesos. Por lo tanto, la actividad física durante la infancia parece generar una protección frente a la obesidad en etapas posteriores de la vida.
Objetivos.- Se espera que mediante la actividad física el niño (a) desarrolle las siguientes capacidades:

  • Incrementa la autoestima y reduce la tendencia a desarrollar comportamientos peligrosos.
  • Reduce las actitudes negativas frente a la escuela
  • La Educación Física es una asignatura importante que sirve también como preparación para la vida laboral.
  • Mejora la salud, previene lesiones y daños derivados de malas posturas.
  • Mejora el rendimiento escolar.
  • Proporciona experiencias en actividades estructuradas, con objetivos y resultados claros.
  • Ayuda a desarrollar el pensamiento abstracto a través de nociones como velocidad, distancia, profundidad, fuerza, fuerza de impulso, juego limpio.
  • Fomenta la capacidad de concentración y la actitud participativa.
Ejemplos de actividades.- Es recomendable que los niños realicen las siguientes tareas:

  • Ir andando al centro educativo.
  • Pasear con los padres/madres.
  • Utilizar las escaleras
  • Correr
  • Bailar
  • Llevar las bolsas de las compras.
  • Jugar a las escondidas
  • Jugar en el patio
  • Jugar en la playa
  • Trepar árboles 
  • Saltar
  • Jugar fútbol   
  • Montar bicicleta
  • Patinar
  • Nadar
  • Entre otros

Precauciones.- Se debe tener en cuenta lo siguiente:


  •                  En la edad preescolar, entre los 5 y 6 años, no se debería entrenar la fuerza.

  • Se debe intentar realizar una gran diversidad de actividades físicas (favoreciendo la adquisición del esquema corporal y de la coordinación), ejercicios dinámicos de grandes grupos musculares y en los juegos.
  • Además, conviene practicar en distintos medios y entornos naturales.
  • Es importante no prohibir sin una razón objetiva la práctica físico deportivo en caso de enfermedades crónicas.
  • Frecuencia: diaria.
  • Intensidad: moderada, vigorosa.
  • Duración: mas de 30 minutos.


Es así que podemos mencionar la importancia  y los beneficios que nos  da el hecho de ir realizando las actividades físicas, con el apoyo y la supervisor de padres., no solo llevar precisamente  manera estricta de realizar las actividades , sino que en este caso loa niños realizando, niños, niñas, adolescentes, adultos, sin importar el genero  todos participando en el bienestar de nuestra propia salud, para prevenir enfermedades.  
De manera que los adultos no presionen a los niños, sino que ellos sean quienes  den el apoyo  a los niños para que de manera propia  tengan el gusto y las ganas de realizar cualquier actividad que  a ellos les guste y que lo puedan realizar de manera constante. 

3 comentarios: